El síndrome de Diógenes digital, la plaga del siglo XXI.

Antes de escribir este post pensaba que era la única persona del mundo que empleaba el término “síndrome de Diógenes digital“, pero ahí están nuestros amigos, los buscadores de internet, para demostrarme que mucha más gente antes que yo ha utilizado este término. Lástima, no podré decir que lo he acuñado yo.

Aún así, desde hace 3 o 4 años observo que la mayoría de mis amigos padece esta variante del síndrome de Diógenes, pero lo mejor es empezar por el principio, ¿qué es el síndrome de Diógenes digital?, pues sencillamente una variación moderna del síndrome de Diógenes, que es un trastorno del comportamiento que se manifiesta en un gran aislamiento de la persona y en la acumulación compulsiva de cualquier tipo de objetos, generalmente ropa, desperdicios o similares. Lo hemos visto en las noticias un montón de veces, generalmente en personas mayores que viven solas y que acumulan lo que sea, siendo esa obsesión por acumular el centro de su vida.

Para saber si un amigo o tú mismo padece esta enfermedad tan propia de los tiempos modernos, atento a estos 10 sintomas, que son los que definen si una persona padece o no el síndrome de Diógenes digital:

  1. La persona utiliza las redes P2P de forma diaria.
  2. El ordenador en el que están instalados los programas P2P no se apaga nunca a menos que estalle.
  3. Se descarga a través de redes P2P música o películas en base a recomendaciones o listas que encuentra en internet. Listas del tipo “las mejores películas de los 70″ o “200 discos de pop imprescindibles”.
  4. Una vez el disco duro del PC está a punto de morir por saturación, el usuario vuelca películas y música a un disco duro portatil o a DVDs.
  5. Tiene una o varias estanterias de su casa repletas de esos DVDs con películas, mp3 o pdfs descargados.
  6. La lista de cosas a descargar no mengua nunca, es más, crece continuamente.
  7. De lo descargado solo ve, escucha o lee un 10% como mucho.
  8. Alardea de sus descargas con frases del tipo, “tengo todas las películas de Kurosawa” o “me descargué la discografía de los Stones en solo 4 horas”. Observese que siempre dice tengo o descargué, nunca dice “he visto” o “he escuchado”. El triunfo es la descarga, no escuchar, ver o leer lo descargado.
  9. La persona con síndrome de Diógenes digital tiembla y tiene sudores frios si los puertos de su modem están bloqueados o si aparecen noticias diciendo que los ISPs van a capar el acceso P2P.
  10. Y para terminar, es probable que si es un sindrome de Diógenes digital agudo o crónico, el usuario tenga varias versiones de una misma descarga, con subtitulos, con mejor calidad de sonido, versión screener y versión DVDRip, etc.

Si en estos sintomas te reconoces a ti mismo o a algún colega, ya sabes, el Diógenes digital está ahí.

Be Sociable, Share!

Tags: , ,

  1. jacker’s avatar

    mmm quisa tengo un 60 a 70 por ciento de eso, pero digo de que sirve el internet sin descargas tambien, es como la comida no se puede solo ver ai que comerla, el internet hay que descargar digo no